Antes de empezar, es de vital importancia saber del ámbito legal, que nos marca la altura y distancia máxima que podemos tanto subir como alejar nuestro dron.  No vamos a entrar en detalles legales, para saberlos y entenderlos recomendamos hacer el curso de piloto remoto. Legalmente y grosso modo, sin entrar en matices, no podemos […]

Antes de empezar, es de vital importancia saber del ámbito legal, que nos marca la altura y distancia máxima que podemos tanto subir como alejar nuestro dron. 

No vamos a entrar en detalles legales, para saberlos y entenderlos recomendamos hacer el curso de piloto remoto.

Legalmente y grosso modo, sin entrar en matices, no podemos elevar nuestro dron mas de 120m del punto donde lo hayamos despegado, ni alejarlo mas de 500m del mismo punto, todo lo que sea superar estos límites, ya nos posiciona en una infracción legal.

Dejando al margen las limitaciones legales, vamos a poder alejar nuestro dron de nosotros más o menos, dependiendo de muchos factores, como por ejemplos los KP del momento (incidencia de las tormentas solares), el tipo de dron, el tipo de transmisión, nuestra posición en base al vuelo del dron (ya que no va a ser lo mismo volar como se hace habitualmente con el dron sobre nosotros, o a la inversa, estando por ejemplo en una montaña y volando nuestro equipo hacia abajo por la ladera de la misma), la orografía del terreno, los elementos que se interpongan entre nosotros y el dron, etc.

Lo ideal es tener una línea directa de visión entre nosotros y el dron, no estar en un espacio con fuertes interferencias como grandes antenas de telecomunicaciones, lejos de estructuras metálicas, en días que las tormentas solares no estén por encima de 3 puntos de KPs, con la función automática activada de selección de frecuencia para que el equipo selecciones cual de las dos legales es la mejor para el momento, 2,4ghz o 5,8ghz.

Siendo todo favorable, podríamos llegar con uno de los equipos de última generación a pasar de los 8km, mientras que, con todo en contra, nos podemos quedar sin señal a menos de 500m, dicho esto, es trabajo del piloto saber interpretar el lugar y el momento de vuelo. Se puede apreciar una diferencia de calidad de la señal en un mismo escenario, volando a medio día o en las horas primeras o finales del día, siendo peor en las horas centrales por la potencia con la que recibimos sobre nosotros los rayos solares.

Para conseguir largas distancias con los equipos actuales, la duración de las baterías será un tema determinante para tal fin, deben estar al 100% de su capacidad y debemos volar “a medio gas”, siendo también muy importante escoger días de nada o poco viento. Está claro que, si no perdemos la señal durante la ida, antes de llegar al 50% de la capacidad de la batería, debemos volver o corremos el riesgo de que el dron no llegue de nuevo a nuestra posición, lo que nos llevará a tener que realizar un aterrizaje de emergencia y tener que ir después en busca del aparato siempre que haya aterrizado en un lugar accesible para nosotros. 

Vamos a añadir que, si el equipo está correctamente configurado, esto no debería preocuparnos más de la cuenta, ya que el sistema de gestión reconocerá el momento de volver, y si nosotros no actuamos, el dron entrará en modo automático de vuelta a casa, asegurando así la integridad del equipo. Y si vamos aún mas allá, si por ejemplo nos alejamos con el viento a favor y debemos volver con el viento en contra, y dado que este detalle no se haya tenido en cuenta, si el dron ve que no puede alcanzar la meta de vuelta a casa, antes de pararse por quedarse sin energía suficiente para poder mantenerse en el aire, él mismo realizará un aterrizaje de emergencia, actuando solo sobre su eje Z, descendiendo hasta el suelo, acción donde no tendrá en cuenta que hay bajo de él, de manera que si nos encontramos con un árbol, río, edificio, acantilado, torre de alta tensión o sus cables, etc, hará lo que pueda, sin asegurar un aterrizaje sin daños. 

¿Qué es un techo de servicio?

Para comenzar, es esencial entender qué es un techo de servicio. Se refiere a la máxima altitud a la que un dron puede volar de manera segura y eficiente. Pasado este límite, el aparato puede tener dificultades para maniobrar y mantenerse en el aire.

Diferencia entre altitud máxima y altura efectiva de vuelo

Quizás pienses que estos dos términos son sinónimos, pero no es así. La altitud máxima es simplemente el límite superior que el dron puede alcanzar, mientras que la altura efectiva de vuelo es hasta donde puede volar manteniendo un rendimiento óptimo. Piénsalo como intentar correr a toda velocidad en la cima de una montaña, el aire es más delgado y te cuesta más, lo mismo le pasa a tu dron.

Regulaciones y Normativas Internacionales

La importancia de la regulación en el espacio aéreo

La navegación aérea no es un juego. Por ello, existen regulaciones que buscan asegurar que los drones no interfieran con otros vehículos aéreos. Además, garantizan que los pilotos respeten la privacidad y la seguridad en tierra.

FAA, EASA y otras organizaciones: Un vistazo general

Entidades como la FAA (Federal Aviation Administration) en EE.UU. y la EASA (European Union Aviation Safety Agency) en Europa, establecen normas claras sobre cómo y dónde pueden volar los drones. Es vital conocer estas regulaciones si planeas operar un dron, especialmente de manera profesional.

Variedad en las regulaciones según el país

No todos los países tienen las mismas reglas. Mientras que en unos lugares puedes volar tu dron a 120 metros de altura, en otros el límite puede ser de apenas 60 metros. Es crucial informarse antes de despegar, especialmente si te encuentras en el extranjero. Es aquí donde un enlace interno a un artículo sobre regulaciones por país sería apropiado.

Factores Técnicos Limitantes

Capacidad de la batería y duración del vuelo

Al igual que no puedes correr indefinidamente, un dron tiene un tiempo limitado en el aire debido a su batería. Cuanto más alto vuelas, más energía consume. Es vital tener esto en cuenta para evitar que tu dron se quede sin batería en pleno vuelo.

Influencia de la presión atmosférica y la altitud

Con la altura, la presión atmosférica disminuye. Esto puede afectar el rendimiento del dron, especialmente si se acerca a su altitud máxima. La menor presión hace que las hélices sean menos eficientes y que el dron tenga que esforzarse más para mantenerse en el aire.

Limitaciones de los sistemas de control y GPS

Los sistemas de control y GPS son esenciales para la navegación de un dron. Sin embargo, a grandes altitudes, pueden sufrir interferencias o incluso perder la señal. Esto puede ser peligroso y es una razón más para respetar los límites establecidos.

Riesgos Asociados al Vuelo en Altas Altitudes

Interferencia con el tráfico aéreo

Uno de los principales peligros de volar drones a grandes altitudes es la posible interferencia con el tráfico aéreo. No querrías que tu dron chocase con un avión o helicóptero. Por eso, es vital respetar las regulaciones y no volar cerca de aeropuertos o rutas de vuelo.

Condiciones climáticas adversas

El tiempo puede cambiar rápidamente a grandes altitudes. Un dron puede ser atrapado en fuertes vientos o lluvias, lo que dificultaría su control y podría causar un accidente.

Reducción de la eficiencia de las hélices

Ya lo mencionamos anteriormente, pero vale la pena reiterarlo. A mayor altura, las hélices son menos eficientes debido a la menor densidad del aire, lo que puede afectar la maniobrabilidad del dron.

Beneficios del Vuelo en Altitud

Captura de paisajes y panorámicas impresionantes

Volar alto tiene sus ventajas. Desde las alturas, puedes capturar panorámicas impresionantes que serían imposibles desde el suelo. Las vistas aéreas tienen un encanto único que no deja de sorprendernos.

Uso en mapeo y topografía

En trabajos profesionales, como el mapeo y la topografía, volar a gran altura permite obtener imágenes más amplias de terrenos, facilitando la tarea de análisis y estudio.

Monitorización y seguimiento de grandes áreas

Ya sea para monitorizar cultivos o seguir el movimiento de animales en reservas naturales, un dron en altitud es una herramienta invaluable. Permite tener una perspectiva amplia y detallada de grandes áreas en poco tiempo.

Recomendaciones para Volar a Gran Altura

Equipamiento adecuado: ¿Qué buscar en un dron para altas altitudes?

Si planeas volar alto, no cualquier dron servirá. Es vital contar con un equipo que tenga una batería duradera, sistemas de navegación fiables y hélices potentes. Consulta las especificaciones y opiniones antes de hacer una compra.

Preparativos previos al despegue

Antes de despegar, asegúrate de que todo esté en orden. Revisa la batería, los sistemas de navegación y las condiciones climáticas. Y no olvides informarte sobre las regulaciones del lugar donde te encuentras.

Monitorización y respuestas a emergencias en vuelo

Una vez en el aire, no pierdas de vista tu dron. Está atento a señales de baja batería o problemas de navegación. En caso de emergencia, es vital actuar rápidamente y de forma adecuada para evitar accidentes.

Si necesitas el servicio de grabaciones aéreas con drones, no dudes en contactarnos

Noticias Relacionadas

¿Cuánto vale un dron?

¿Es legal grabar con Drones?

Ortofotografía con drones: qué es y para qué sirve

TIMELAPSE: seguimiento de obras con drones

Síguenos